CONTACTO

CONTACTO por correo electrónico [click aquí]

martes, 9 de febrero de 2016

En defensa de los 8 de Airbus. No a la criminalización de la lucha obrera.

Hay situaciones que, lamentablemente, vuelven a estar al orden del día. El miedo a los desahucios pendiendo sobre muchas familias, la precariedad laboral que genera una miseria vital en amplias capas de las clases trabajadoras cuyos sectores más perjudicados son ya pobres y entre los que incluso aparecen problemas de malnutrición infantil, y además, el creciente número de sindicalistas y trabajadores enjuiciados por ejercer su derecho a la huelga y para los que se piden penas de prisión. Esta última situación se ha agravado en los últimos años, paralela al auge de movilizaciones que hemos vivido en el último lustro. Ante esta conflictividad, las élites a través de sus posiciones en los aparatos del Estado, han respondido con penas de escarmiento y con la promulgación de leyes que limitan los derechos democráticos, como la Ley Mordaza.

Uno de los casos con mayor ensañamiento judicial es el caso de los 8 trabajadores de Airbus, para los que piden 8 años de prisión por cabeza por su participación en los piquetes en su factoría durante la Huelga General de 2012. Desde Anticapitalistas envíamos un mensaje de solidaridad a estos trabajadores y a sus familias, e invitamos a todas nuestras amigas a sumarse a las convocatorias en su apoyo (véase el listado al final). La respuesta ante quienes nos quieren retrotraer a una sociedad en blanco y negro ha de ser contundente. No debemos olvidar que, al fin y al cabo, la historia de las conquistas sociales es la historia de las luchas en la calle por conquistarlas. No dejemos que naturalicen un estado de excepción y precariedad permanente. Ante la criminalización de la lucha obrera, todas a la calle.

domingo, 7 de febrero de 2016

Solidaridad con los dos titiriteros detenidos en Madrid #LibertadTitiriteros


Ante la entrada en prisión de dos titiriteros decretada por el juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, desde Anticapitalistas en Madrid queremos manifestar lo siguiente:
1.- Expresar nuestra más estrecha solidaridad con los dos artistas detenidos. El auto de su ingreso en prisión supone un evidente atropello democrático a la libertad de expresión. Un auto basado además en prejuicios ideológicos y producto directo de un tribunal heredero del franquismo y cuya disolución debe ser una prioridad programática para las fuerzas del cambio.
2.- Más allá del valor artístico de la obra en cuestión y del público al que iba dirigida, la representación solo puede ser considerada como “enaltecimiento del terrorismo” en el marco de una espiral judicial, política y mediática que, desde hace años, viene impulsando una limitación evidente en los derechos y libertades civiles y políticos. Esta ola represiva y de restricción democrática debe ser contrarrestada con más y mejor democracia. Pero también con una actitud firme de quienes no nos resignamos a ver cómo los derechos democráticos más elementales son pisoteados.
3.- Este caso vuelve a poner encima de la mesa la forma hostil y agresiva en que las élites van a atacar a las experiencias de cambio político que hoy viven muchos ayuntamientos, entre ellos el de Madrid. El proyecto de cambio que hay en marcha en Madrid solo puede generar un choque de intereses y necesidades. Romper con el modelo urbanístico, con los contratos blindados, con las subcontratas o con la deuda ilegal no se va a poder hacer manteniendo una posición defensiva y reactiva. Lo que ha ocurrido con este caso (o en otros anteriores) es solo una muestra de cómo las élites quieren seguir imponiendo el marco del debate para ocultar lo que debe estar en juego para construir un nuevo Madrid. Avanzar hacia una democracia real, conseguir redistribuir la riqueza o la recuperación de lo que es de todos los madrileños y madrileñas es hoy lo que debe estar en disputa.
4.- Finalmente, creemos que Ahora Madrid y el conjunto de actores, colectivos y movimientos que apuestan por un Madrid democrático, solidario y desde abajo debemos trabajar conjuntamente por la libertad de estos dos artistas, así como denunciar los tribunales de excepción como la Audiencia Nacional y la creciente criminalización de la protesta y la disidencia social y política.

viernes, 5 de febrero de 2016

En Siria las bombas siguen cayendo contra los de siempre

Los tiempos de la geopolítica son malos tiempos para los pueblos. Los intereses geoestratégicos rara vez concuerdan con los de las mayorías sociales. Desde hace meses una coalición internacional formada por decenas de países bombardea Siria. Unos, supuestamente, contra posiciones de Daesh, aunque con escasos resultados militares. Otros, como Rusia e Irán, contra lo poco que queda de la oposición al dictador Assad. Ayer la aviación rusa derribó el último hospital que quedaba en pie en Alepo.
Pero una parte de la izquierda, movida por viejos enfoques “campistas”, solo reacciona a las injerencias imperialistas dependiendo del origen de las bombas. Sin embargo, las consecuencias de unas y otras son similares: masacre a diario de civiles, desestructuración de lazos sociales y más huida del país. Rusia y Assad usan la amenaza de nuevos flujos de refugiados hacia Europa para obtener un trato preferencial en las negociaciones de paz ahora estancadas. De la misma forma que Turquía rasca fondos europeos para ejercer de policía de fronteras. Migrantes, refugiados y población civil son utilizados como meras monedas de cambio en el macabro juego geoestratégico.
Las lealtades de las y los anticapitalistas están con los pueblos en lucha, no con los dictadores locales ni con las potencias extranjeras, sean del color que sean. Nuestro internacionalismo solo tiene fronteras de clase y nuestros gritos de ‘No a la guerra’ sonarán igual de fuertes independientemente del “campo” del que caigan las bombas contra los pueblos.






miércoles, 3 de febrero de 2016

No a la reapertura de Garoña, sí al cierre de las demás centrales nucleares

El Consejo de Seguridad Nuclear, donde el PP cuenta con mayoría absoluta, vota hoy la reapertura de la central de Garoña, escenario al que se oponen colectivos ecologistas, sociedad civil y todos los partidos parlamentarios a excepción de PP y Ciudadanos. Hoy mismo salen a la luz fallos de refrigeración en otra planta nuclear, la de Almaraz, que ponen en cuestión su seguridad. La derecha y el lobby nuclear siguen apostando por esta energía costosa, peligrosa y generadora de residuos altamente contaminantes pero que arroja grandes beneficios para un puñado de grandes empresas.

Las y los anticapitalistas lo tenemos claro: ni la energía nuclear ni el capitalismo verde salvarán el clima ni el planeta. La alternativa a una economía basada en las energía fósiles pasa por energías totalmente limpias y seguras, y por el fomento de medidas de autoconsumo, cooperativismo, ahorro y eficiencia energética. No queremos otra energía para seguir produciendo y consumiendo como hasta ahora: necesitamos acabar con el capitalismo que requiere más destrucción para seguir vivo. Por ello y para ello es necesario impulsar las luchas ecologistas invisibilizadas en la agenda política y social. ¡Salvemos el clima, no el capitalismo!


viernes, 23 de enero de 2015

25 de enero: ¡Una oportunidad para Grecia y Europa!

Declaración del Comité Ejecutivo de la IV Internacional
Las próximas semanas van a ser decisivas para Grecia y Europa. El telón de fondo de las elecciones del próximo 25 de enero es el conflicto entre las clases fundamentales de la sociedad griega que, además, tiene una dimensión europea. La realidad es esa. Si en las próximas elecciones legislativas se confirma la victoria de Syriza y la derrota amplia de los partidos de la derecha, la lucha contra las políticas de austeridad podría cambiar de signo a favor de los pueblos. Más aún cuando asistimos a una campaña constante de los gobiernos y de los comisarios de la Unión Europea a favor del candidato conservador Samaras. Las encuestas sitúan a Syriza a la cabeza de la intención de voto con el 28%. Para lograr una mayoría absoluta que dependa solo de sus propias fuerzas tendría que alcanzar el 35%. En este contexto, todo depende de los resultados de los pequeños partidos, ya que si no alcanzan el 3% de los votos no obtendrán representación parlamentaria. Es verdad que una victoria electoral de la izquierda griega no resuelve todos los problemas, pero servirá para constatar que es posible comenzar a hacer frente a las políticas de austeridad e invertir el curso de los acontecimientos.
Es posible que se rompa un eslabón débil de las políticas de austeridad. [clik aqui para artículo completo]

De Izquierda Anticapitalista a Anticapitalistas



Comunicado de Anticapitalistas, Jueves 22 de enero de 2015 
1) En el II Congreso de Izquierda Anticapitalista el 82% de la militancia ha aprobado las tesis presentadas por la dirección saliente. Izquierda Anticapitalista abandona la forma jurídica de partido adoptando la forma legal de asociación, apostando por construir un movimiento anticapitalista.
2) No nos disolvemos: mutamos. Pasamos a denominarnos movimiento “Anticapitalistas”.
3) Seguimos apostando por construir Podemos como cuando lo fundamos junto con otros compañeros; un instrumento electoral útil para la mayoría social trabajadora, que tiene como objetivo ser la herramienta que permita construir un gobierno al servicio de l@s de abajo, con muchos más actores políticos y sociales. “Anticapitalistas” tiene como objetivo contribuir a esa victoria.
4) No es suficiente ganar las elecciones para conquistar el poder. Por eso trabajamos por un programa rupturista con las políticas de la élites económicas y políticas que nos gobiernan, con la tarea de repartir la riqueza entre los que la generan. La creación de un poder popular y el fortalecimiento de movimientos sociales autónomos es fundamental para “Anticapitalistas” e imprescindible para echar a las élites: auto-organización desde abajo, transferencia del poder de hacer y decidir a instituciones formadas por la gente.
5) En breve publicaremos las resoluciones de nuestro II Congreso.

Esto es un nuevo comienzo. Seguimos, desde abajo y a la izquierda. ¿Te sumas?

viernes, 9 de enero de 2015

Todos somos Charlie Hebdo



Redacción Viento Sur de 08/01/2015
El asesinato colectivo perpetrado el 7 de enero en la sede del semanario Charlie Hebdo es un acto de barbarie terrorista que debe ser condenado sin paliativos. Han matado a personas por el sólo hecho de haber expresado opiniones. Pretenden aterrorizar a la población para que nadie más se atreva a expresar ideas parecidas. Quieren que la libertad de expresión deje de existir cuando los autores (o el grupo con el que se identifican o pertenecen) consideren que son blasfemas para su religión. Si esto último llegara a suceder, la libertad de expresión habría desaparecido y la sociedad se vería envuelta en luchas sectarias. Hay muchos ejemplos históricos y actuales de las consecuencias de penalizar la libertad de expresión por motivos religiosos. Por eso hay que dejar bien claro que la libertad de expresión incluye lo que una religión particular puede considerar una blasfemia.
Lo anterior no significa aprobar todas las acciones que son fruto de la libertad de expresión, pues algunas pueden ser realmente injuriosas o propiciar enfrentamientos perjudiciales en la sociedad. Frente a los usos que se consideran nocivos de la libertad de expresión existen los derechos de contestar, polemizar, manifestarse o recurrir a la ley. En Francia el delito de blasfemias fue suprimido por la revolución francesa en 1791, pero están penalizadas la injuria, la difamación, la incitación al odio racial o el negacionismo. Y el debate sobre la libertad de expresión, incluido cómo la utiliza Charlie Hebdo, goza de buena salud. Las opiniones contrarias u ofensivas deben combatirse ejerciendo las libertades, no cercenándolas.
Los responsables del atentado de París son personas concretas y, quizá, una organización concreta. Pero nunca se puede extender esta responsabilidad a religiones, etnias o grupos nacionales. Hacerlo supondría, además de una injusticia manifiesta, responder a una barbarie con otra y fomentar los odios entre la población; algo especialmente grave en un momento en que es más necesaria que nunca su unidad y solidaridad frente a los ataques del poder. No es seguro que esta extensión de responsabilidad no se produzca en Francia, donde existe una potentísima organización xenófoba, el Frente Nacional, y donde después del atentado se han producido los primeros ataques contra mezquitas y locales musulmanes. El racismo, la xenofobia, la islamofobia y la discriminación deben ser condenados enérgicamente.
Nuestra condena al atentado contra Charlie Hebdo, nuestra solidaridad con la víctimas, sus familiares, colegas y amigos, es en nombre del derecho a la vida, a la libertad y a la dignidad humanas, y de la solidaridad de las personas por encima de religiones, etnias, nacionalidades o países de origen. No tiene nada que ver con otras expresiones de condena que proliferarán estos días por parte de los que cercenan vidas para defender intereses imperialistas, utilizan todos los pretextos para limitar la libertad, imponen políticas que atentan a la dignidad de muchas personas o propagan ideologías que discriminan por causa de la religión la etnia o la nacionalidad.
Rendimos un sincero homenaje a todas las víctimas del atentado de París; un reconocimiento a la tarea de Charly Hebdo en defensa de la libertad de expresión; y guardamos un recuerdo muy especial de su director, Charb, cuyos dibujos ilustran el libro “El capitalismo en 10 lecciones”, publicado en nuestra colección. Aunque no podremos estar allí, nos solidarizamos con la manifestación convocada el domingo 11 de enero en París por la LDH, Licra, Mrap y SOS Racisme con el lema: “Nous sommes tous Charlie”.